CRÓNICA

Posted on 29/03/2010

0


El pasado 26 de marzo tuvo lugar en Madrid la Petición de Mano de J.M.C y F.A.M

Me gustaría aprovechar esta crónica para explicaros con un caso real, otra forma de organizar este tipo de actos tan especiales y emotivos.

Como manda la tradición, la cita se organizó en casa de los padres de la novia.

En esta ocasión, se decidió organizar en primer lugar un cóctel para las dos familias y tras el acto principal se unieron un grupo de amigos de los novios a tomar una copa.

La cita tuvo lugar  a las ocho y media de la tarde y aproximadamente una hora y media después de la llegada de los invitados, cuando todos se habían presentado y hablaban animadamente se produjo la pedida de mano y entrega de regalos.

Como el ambiente era muy divertido, el padre de la novia hizo alguna broma dando la bienvenida oficial al novio a la familia. El novio agradeció las palabras y también contestó en tono informal. El padre de la novia hizo lo mismo y acabaron todos riendo.

Los padres de la novia regalaron un reloj al novio, con la fecha de la petición de mano detrás. Los padres del novio regalaron un anillo precioso de tradición familiar a la novia. Además, el padrino de la novia, I.R, tuvo un detalle precioso dejando al novio la corbata con la que se casó, para que la lleve el día de su boda y salga tan bien como la gran familia que tiene.

Uno de los momentos mas entrañables de la velada se produjo en el momento en el que los novios recibieron como regalo de las dos familias un álbum de fotos con una recopilación de fotografías de la pareja desde que eran pequeños, sus hermanos, familias, fiestas, colegios dejando unas páginas en blanco al final para plasmar en ellas todo lo que les espera por vivir en común. Un detalle precioso coordinado por una tía de la novia y una hermana del novio que se conocían anteriormente.

A continuación, todos pudieron degustar un fantástico cóctel. La idea de montar este tipo de cena les pareció lo más cómodo y divertido; había mucha gente joven y así podían hablar y estar un rato con todos. Cada uno fue sentándose en sillones y sillas que estaban distribuidas por todo el salón y la entrada de la casa. Las mesas auxiliares colocadas por las dos estancias hicieron que fuese todo más fácil.

En el cóctel, como podréis ver a continuación, se cuidó especialmente que los aperitivos fuesen de vigilia al ser viernes de cuaresma, evitando poner platos con de carne e ibéricos:

–          Rollitos de salmón con alcaparras

–          Rollitos de chatka con salsa rosa

–          Canapés de gambas con escarola

–          Canapés de caviar negro con clara

–          Canapés de huevas de salmón con yema

–          Tortilla de patata

–          Pimiento verde con tortilla

–          Bandejas de quesos navarros con nueces y membrillo

–          Cucharitas con ajoarriero

–          Cucharitas con ensaladilla rusa

–          Croquetas de varios quesos

–          Tosta de pastel de espárragos

–          Profiteroles de café, trufa y crema

El vino elegido para esta ocasión fue un tinto Marqués de Cáceres 2002, un blanco de Rueda y cava.

Para decorar la casa y las estancias principales donde  tuvo lugar la velada se colocaron todos los centros y ramos de flores que fueron llegando a la casa como regalo de los amigos y la familia.

Siguiendo la etiqueta marcada en este tipo de actos, tanto la novia como el resto de las mujeres invitadas vistieron traje cocktail y los hombres traje oscuro, menos el padre y un hermano de la novia que fueron de smoking.

Según palabras de las novia “Fue un día muy bonito. Somos dos familias muy grandes que viven en dos ciudades distintas, además el novio no vive en España así que cada encuentro es una celebración”

Todos disfrutaron mucho y la fiesta duró hasta la madrugada.

Anuncios
Etiquetado: